Progresivos

Las lentes progresivas permiten a las personas con vista cansada ver correctamente a todas las distancias con las mismas lentes graduadas, aunque no hubiesen utilizado gafas anteriormente. En una lente progresiva, la graduación varía progresivamente. La parte inferior de la lente está graduada para visión de cerca, la parte central está graduada para la visión intermedia y la superior para visión lejos.

Las lentes progresivas no dejan ver cortes, lo que, no solo es más estético, sino que favorece a una mayor comodidad visual y a una visión nítida y precisa a todas las distancias. Los lentes progresivos permiten que se le vean perfectamente los ojos y no se distinguen de los lentes monofocales normales. Gracias a las lentes progresivas te olvidarás de quitarte, ponerte o cambiar de gafas constantemente. Los molestos cambios entre lentes de lectura y lentes estándares ya no serán necesarios. Estos lentes presentan además diversas ventajas en lo que se refiere a la estética: puesto que la transición de las diferentes zonas visuales del lente se realiza de forma invisible, La lente progresiva es la opción más utilizada para corregir la presbicia.